Resolución del Parlamento Europeo sobre los efectos del cambio climático en los DDHH

Por medio de esta resolución el parlamento europeo realizó un balance de la violación de derechos humanos relacionados con el medio ambiente, las amenazas que enfrentan los defensores ambientales, y el cumplimiento del Acuerdo de Paris.


Por: Jorge Andrés Obando Moreno



El parlamento europeo mediante resolución de 19 de mayo de 2021 realizó una serie de peticiones a la Unión y a los Estados miembros dirigidas a promover el disfrute, la protección y la promoción de los derechos humanos relacionados con el medio ambiente, así como asegurar la protección de los lideres ambientales y garantizar el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de Paris.


Se consideró que el derecho a vivir en un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible es un derecho humano, y se encuentra en una relación de interdepencia con el derecho a la dignidad humana, por lo cual la unión y sus miembros deben actuar como un “socio creíble y fiable” en la aplicación de medidas de mitigación y adaptación del cambio climático para la garantía de los derechos humanos.

Precisamente, se precisó la importancia de tener en cuenta los principios y normas del derecho internacional de los derechos humanos para guiar el diseño de las medidas relacionadas con el cambio climático. Entre otros aspectos importantes, en la resolución se resaltó la gravedad de la escasez de agua como una de las consecuencias del cambio climático, la importancia del desarrollo económico en condiciones de sostenibilidad, y la existencia de mecanismos de reparación por parte de empresas y Estados que vulneren los derechos humanos por daños medioambientales.


En la resolución también se resaltaron las principales problemáticas de derechos humanos a nivel global y su relación con el cambio climático, por ejemplo, se recalcó la importancia de incluir una perspectiva de genero en las políticas de desarrollo sostenible, de tal manera que se promueva la igualdad de genero y la justicia climática. Se reconoció el nexo entre el cambio climático y las catástrofes naturales como factor de migración y desplazamiento el cual es un escenario de vulneración de derechos humanos a escala internacional. Al respecto, se pidió adoptar medidas encaminadas a aumentar la resiliencia de las zonas afectadas y garantizar los derechos humanos de los migrantes. También se insistió en asegurar la participación de las comunidades vulnerables en las decisiones que las afectan. Y se pidió promover la ratificación del Acuerdo de Escazú. Por otra parte, se resaltó la necesidad de reconocer el “ecocidio” como un delito internacional en el marco del Estatuto de Roma, así como la importancia de fortalecer los mecanismos judiciales para mitigar la impunidad de los autores de delitos ambientales.


El parlamento también se pronuncio frente a la pandemia del COVID-19, y la reconoció como un impacto de la degradación medioambiental y del cambio climático, en virtud de la relación que tiene con el aumento de la zoonosis, que conlleva graves consecuencias sanitarias, socioeconómicas, y políticas. Con respecto a esto, se pidió incluir los derechos medioambientales y la defensa de quienes los promueven en todas las políticas que se creen para responder a la pandemia. Precisamente, se resaltó la preocupación de que las políticas adoptadas en respuesta a la pandemia han sido utilizadas en el mundo para limitar, intimidar y asesinar a defensores de derechos humanos, incluidos los defensores del medio ambiente y lideres indígenas, que ya se encuentran el situación de vulnerabilidad por el abandono de las autoridades gubernamentales y las precarias condiciones sanitarias en zonas remotas.


Respecto a lo anterior, se recordó la obligación de los Estados de proteger a los defensores ambientales de las amenazas y la violencia, de garantizar sus libertades fundamentales, y reconocer su aporte a la conservación de la biodiversidad. Asimismo, se subrayó que en Latinoamérica y Asia se presenta una situación dramática de ataques y amenazas a lideres y activistas ambientales, consistente en eventos de persecución judicial y criminalización, asesinatos, acoso e intimidación.


Ante lo anterior, la resolución condena tales actos de violencia contra defensores de derechos humanos relacionados con el medio ambiente y pide a la unión y a sus miembros a apoyar a los lideres ambientales, garantizar su libertad de expresión, condenar toda represalia por parte de agentes empresariales o estatales dirigidos contra ellos, e invertir en mecanismos con perspectiva de genero de protección de defensores ambientales incluyendo a lideres indígenas, así como promover las instancias de investigación de los ataques dirigidos en su contra.


Finalmente, la resolución hizo un balance del cumplimiento del acuerdo de Paris, y lamentó que las contribuciones determinadas a nivel nacional actuales no son suficientes para alcanzar los objetivos del acuerdo, pues generarían un aumento de la temperatura mundial de 3ºC, implicando su incumplimiento. Por lo tanto, insto a las partes de la unión a aumentar su ambición en materia de mitigación y adaptación del cambio climático para cumplir con los objetivos del acuerdo, incluyendo mecanismos de participación y rendición de cuentas por parte de las empresas.


Puede consultar la resolución completa aquí: https://www.europarl.europa.eu/doceo/document/TA-9-2021-0245_ES.html



6 vistas0 comentarios